​LA FOTO DE LA MUERTE


Una historia súmamente terrorífica, no tan solo por su contenido sino por ser real. 3 hermanos, dos primos,y una foto que te helará la piel.


Mi nombre es Maggy y tenia 21 años cuando ocurrió todo esto. Muchos de nosotros siempre tenemos expectativas, no importa cuán grande seamos, de que el humano durará hasta la vejez, por eso es que nos sorprende tanto que a estas alturas se nos muera alguien que sea familiar de nosotros y esté joven y aún así nos quedemos perplejos y tardemos mucho en superar ésta pérdida. Así comienza mi historia, ya va casi un año de esto y me siento aún afligida ya que no he superado como se supone la muerte de mi tío. Aunque estaba llegando a la vejez era el menor de 9 hermanos y su muerte fue diagnosticada dos o tres semanas antes de morir. Pero la historia toma un giro drástico, equivalente a un giro tenebroso y horroroso cuando después de que me dijeron esta noticia, una noticia escalofriante siguió tras de ésta.


Hacía dos semanas antes de mi tío haber sido diagnosticado. Estábamos yo, mis dos hermanos (se supone que fuéramos 4, pero 5 meses antes el hermano que me seguía, que para ese tiempo tenia 20 años habia firmado para el Navy) sus nombres eran Fernand de 14 años y Alexis de 12 (para esos tiempos) junto con dos primos Hector de 11 y Chris de 8, siempre que mi madre tenia ensayo de coro íbamos para casa de mi tía y allá nos sentábamos en la sala para hablar de cualquier cosa, pero como siempre terminábamos hablando de fantasmas y cosas tenebrosas ya que esa casa fué vehículo de experiencias en temas de sombras, fantasmas etc. por que sus vecinos de al lado eran espiritistas, nos pareció divertido crear un juego en el que apagábamos las luces por un largo rato y al prenderlas mi hermano pequeño (Alexis) se colocaba en una esquina que daba al pasillo y a lo largo en el final de éste se encontraba la cocina, para tirar fotos con el iPod, aunque sacamos muchas fotos, éste dia habia quedado en el olvido hasta el día que me dijeron la noticia de mi tío, el hecho es que el día que estábamos aquellas dos semanas antes en la casa de mi tía jugando aquel “inocente” juego apareció una sombra, larga, con un traje negro, parecido a la muerte y lo más curioso la cocina queda al lado de la habitación de mi tío, por tanto muchos atribuyeron esto a la muerte.